Hace un tiempo comencé una serie de posts sobre la feminización del esqueleto facial y del deseo de algunas personas a someterse a tratamientos para hacer que su cuerpo sea congruente a su identidad sexual.

Mencioné una serie de tratamientos para aquellos hombres que quieren un rostro femenino, llamados procedimientos de feminización facial, que permiten ser vistos como mujeres a primera vista para los demás.

Nuez de adán, ¿símbolo de masculinidad?

En este artículo me quiero centrar en la Nuez de Adán (o manzana de Adán), una prominencia que observamos en algunas personas en la mitad del cuello llamado cartílago tiroides. El prominente desarrollo de la nuez de Adán se relaciona con las hormonas masculinas, por esto es visto como un rasgo masculino, aunque existen casos de una nuez hiperdesarrollada en mujeres.

 
Eliminar la nuez de Adán en mujeres
 

¿Se puede eliminar la nuez de Adán?

La reducción o eliminación de la nuez de Adán es una de las intervenciones de feminización facial más solicitadas, seguramente la que más tras otras intervenciones como el aumento de mamas en aquellas mujeres que sufren disforia de género.

La intervención que permite la reducción de Adán se llama tiroplastia y permite reducir y contornear el cartílago tiroides para asemejarlo estéticamente al de las mujeres biológicas.

¿Cómo se realiza la cirugía para eliminar la nuez de Adán?

Durante la primera consulta es muy importante estudiar con exactitud el volumen y prominencia del cartílago para planificar una cirugía mínimamente invasiva, sin dolor y con resultados naturales.

La comunicación en estos casos es aún más importante, comentando todos los factores que intervienen en la intervención y sus resultados. Es un gran cambio, por lo que debemos garantizar los resultados que desea el paciente.

La reducción de la nuez de Adán es un procedimiento quirúrgico muy sencillo. Normalmente realizamos la intervención mediante una pequeña incisión en los pliegues del cuello para eliminar el cartílago sobrante, alisarlo y así, conseguir su reducción.

El corte es de aproximadamente 2 o 3 centímetros y lo hacemos coincidir con una arruga o pliegue de la piel, por lo que la cicatriz será prácticamente imperceptible a los ojos de los otros. El cartílago se reduce de forma minuciosa tal y como se ha planificado para no afectar las cuerdas vocales.

 
Tiroplastia para eliminar la nuez de Adán en mujeres
 

Se trata de una intervención indolora, realizada en la mayoría de casos bajo anestesia local y sedación, con una duración de unos 30 o 40 minutos.

La recuperación es prácticamente inmediata; la paciente puede notar molestias o alguna hinchazón durante las siguientes 24 o 48 horas. El equipo médico le recetará la mediación adecuada para asegurar un postoperatorio tranquilo. En algunos casos se puede observar una disminución del tono de voz pero no debemos preocuparnos, es transitorio.

Resultados de la cirugía para eliminar la nuez de Adán

La finalidad de esta cirugía, tanto en hombres como en mujeres, es conseguir unos rasgos faciales más dulces alisando la superficie de la nuez del cuello. En pacientes transgénero se se somete a esta cirugía, pierden las curvas bruscas y consiguen un cuello femenino.

Si quieres más información sobre los diversos tratamientos de feminización facial, no dudes en contactar con nosotros, ¡estaremos encantados de atenderte!

En la primera parte de este artículo dedicado a los pacientes que desean mostrarse al público como miembro del sexto opuesto, hablé de la importancia que cobra para ellos someterse a tratamientos para hacer que su cuerpo sea tan congruente posible con la identidad de género que quieren obtener, y en estos casos el cambio de las características del rostro cobran una gran importancia.

 
Cirugía facial de feminización
 

Comenté las diferencias básicas que existen entre el rostro de un hombre y el de una mujer y listé los procedimientos que disponemos en Maxilodexeus para acentuar o disminuir los contornos faciales:

Estas intervenciones forman parte de un procedimiento llamado Feminización facial, un procedimiento que permite a aquel hombre que lo quiera, ser reconocida como mujer a primera vista por los demás.

En esta segunda parte me centraré en explicar brevemente en qué consiste cada procedimiento mencionado y como lo hacemos para conseguir un rostro femenino.

Remodelación de la frente

Con este procedimiento podemos transformar una frente notablemente prominente en armoniosa y suave o, por el contrario, dar volumen a una frente demasiado hundida o plana con el objetivo de recuperar la armonía de los rasgos faciales.

Es una intervención perfecta para aquellos que presentan una estructura ósea muy prominente, lo que proporciona una mirada dura y agresiva. Con esta cirugía proporcionamos unos rasgos más afinados y dulces mediante una pequeña osteotomía, de forma mínimamente invasiva y sin rastro de cicatrices.

Rinoplastia

Sin duda la rinoplastia es una de las cirugías que provoca un mayor cambio en cualquier rostro. Con esta cirugía podemos aumentar o disminuir el tamaño de la nariz, reducir las fosas nasales, cambiar la punta o el tabique y modificar el espacio entre la nariz y los labios para aquellos pacientes que quieren un rostro femenino.

Además lo realizamos con al técnica Rinofast que nos permite obtener los mismos resultados pero con anestesia local, de manera mínimamente invasiva y, por lo tanto, con un postoperatorio más cómodo y rápido para mis pacientes.

Reducción de mandíbula y de mentón

Existen claras diferencias entre una mandíbula masculina y una de femenina. Con esta cirugía podemos suavizar su contorno y conseguir unos rasgos dulces y finos definitivos.

 
Feminización facial en pacientes transgénero
 

Dependiendo de la mandíbula y de los deseos del paciente, elegiremos el mejor método quirúrgico en función de la anatomía y de los resultados. Todas las cirugías las realizamos por el interior de la boca sin dejar rastro de cicatrices. Disponemos de la mejor tecnología e instrumentos especialmente diseñados para cada paciente que nos permiten garantizar una cirugía mínimamente invasiva.

Lifting de labio superior

Unos labios bonitos, voluminosos y sanos son sinónimo de sensualidad y juventud, uno de los tratamientos que más triunfa en mi clínica en todo tipo de paciente. El equilibrio para obtener unos labios naturales y elegantes es uno de nuestros principales objetivos.

En Maxilodexeus disponemos de la técnica Lip Lift, un procedimiento innovador que nos permite elevar el labio superior y acortar el filtrum. Se trata de un procedimiento de lipoescultura minimamente invasivo que tiene como objetivo dar el volumen y una apariencia propia de una mujer joven.

Implantes de pómulos

Esta cirugía se realiza en aquellos rostros que carecen de proyección y no tienen la tridimensionalidad característica de un rostro femenino. Unos pómulos planos proporcionan una sensación de cansancio que seguramente no tienen mis pacientes.

Podemos devolver o proporcionar a la cara el volumen necesario para conseguir un rostro más femenino y armónico deseado por el paciente. Disponemos de dos métodos dependiendo de cada caso: Prótesis malares o lipoinyección de grasa.

Eliminación de la nuez de Adán

Finalmente llegamos a un procedimiento muy solicitado para aquellos pacientes que desean un cambio de género. La nuez de Adán se relaciona con las hormonas masculinas y es un claro rasgo unido a la masculinidad.

 
Cirugía facial de cambio de género
 

El objetivo de esta cirugía es conseguir unos rasgos faciales más dulces alisando la superficie de la nuez en el cuello, también las mujeres se someten a esta intervención. El perfil del paciente pierde las curvas bruscas que provocaba la prominencia de la nuez de Adán. Normalmente realizamos una pequeña incisión en los pliegues del cuello para eliminar el cartílago sobrante y alisarlo, otorgando un perfil femenino.

Como podéis ver existen varios tratamientos para la feminización aptos para aquellos pacientes hombres que desean ser mujer, procedimientos que harán que te identifiquen como mujer a primera vista. Si deseas más información no dudes en visitarnos, estudiaremos tu caso y te ofreceremos las mejores soluciones.

Una persona transexual es aquella en la que el género psicológico del individuo es opuesto a su sexo anatómico, en otras palabras, hombres que se sienten mujeres o viceversa. Existe una fuerte y constante identificación de género cruzado, y un deseo de vivir y ser aceptado como miembro del género opuesto. El individuo siente como si estuviera “atrapado en el cuerpo equivocado”.

Por lo tanto, existe el deseo de someterse a un tratamiento somático para hacer el cuerpo tan congruente como sea posible con la propia identidad de género auto-experimentada.

 
Feminización facial en pacientes transgénero
 

En el caso de aquellos hombres que quieren que su rostro sea femenino, acuden a un procedimiento que se llama feminización facial, un procedimiento que permite ser reconocida a primera vista como mujer por las demás personas. Lograr tener rasgos faciales femeninos es posible, reconstruyendo las partes del rostro que definen el género de la persona.

El beneficio de la feminización facial

Varios estudios indican que la terapia de reasignación de género es una solución que vale la pena para la persona transexual porque aumenta su bienestar. Aunque la reasignación genital es el dominio privado de un transexual, otras características del cuerpo más visibles pueden impedir una aceptación social exitosa como miembro del género opuesto. En este sentido, los procedimientos maxilofaciales comunes pueden ser de beneficio para este grupo de pacientes.

El rostro está formado por partes blandas y estructuras óseas. En la mayoría de intervenciones que realizamos, trabajamos con los tejidos como la piel y la grasa para modificar la forma del rostro, pero para lograr feminizar un rostro masculino, debemos reconstruir los huesos de la mandíbula, mentón, frente, nariz, y pómulos, llevándolos a nuevas medidas para lograr un cambio significativo en la feminización del rostro.

 
Cirugía de feminización facial en pacientes transgénero
 

Con este tipo de pacientes es importante disponer tanto de profesionales psiquiátricos, médicos y quirúrgicos, trabajando conjuntamente para que el resultado sea totalmente exitoso.

Someterse a procedimientos quirúrgicos para cambiar el rostro es un proceso irreversible, por lo que es la última fase en paciente transgénero. Primero debemos iniciar la terapia hormonal para comenzar el proceso de transición de género, alterando el pelo corporal, el tamaño del pecho, la apariencia y textura de a piel, la distribución de la grasa corporal y el tamaño y función de los órganos sexuales.

Esto debe ser seguido por la experiencia de la vida real, y así validar los deseos del paciente y la capacidad de incorporar su nuevo papel de género dentro de la red social y en su día a día. Cuando el paciente potencial experimenta una experiencia positiva, la reasignación quirúrgica de los genitales y los procedimientos adjuntos que realzan la transformación física se consideran.

Las diferencias faciales entre hombre y mujer

Cuando el paciente quiere mostrarse al público como miembro del sexo opuesto, el cambio de las características faciales cobran una máxima importancia. Las diferencias antroprométricas entre las caras masculina y femenina han sido investigadas por varios profesionales. Las diferencias son más notorias en las crestas supraorbitales, los límites orbitarios, las regiones malares y la mandíbula.

 
Cirugía facial en pacientes transgénero
 

Además, en el plano transversal, los hombres presentan una mandíbula más ancha. En contraste, las mujeres tienen un ángulo gonal más obtuso, dando a la mandíbula femenina un aspecto más suave, con una anchura más estrecha. Del mismo modo, la barbilla también es menos prominente, y con una forma más trapezoidal, no rectangular como en los hombres.

Así pues, con los procedimientos que realizamos en Maxilodexeus conseguimos acentuar o disminuir los contornos faciales en todas sus regiones. Disponemos de varios tratamientos como:

Es cierto que estos procedimientos se han realizado hasta ahora de forma limitada, pero nuestra experiencia nos permite intervenir con toda seguridad. En el siguiente artículo os explicaré como funciona cada procedimiento, consiguiendo una feminización completa en un esquelto maxilofacial masculino.

No son muchos los que conocen la cirugía de reducción de frente, una técnica hasta el momento poco divulgada pero que ofrece grandes resultados. Me encuentro con algunas visitas de pacientes que acuden a mi consulta sin saber que existe este tipo de cirugía que puede ser la solución a su problema y quedan sorprendidos de los resultados que ofrece.

La frente ocupa un tercio del total de la cara, por lo que es un elemento muy importante en el atractivo global del rostro. En MaxiloDexeus apostamos por otras técnicas, más allá de las convencionales, para embellecer tu rostro.

 
Frontoplastia, cirugía de la frente
 

Este procedimiento consiste en transformar una frente exageradamente prominente en armoniosa y suave o, por el contrario, en convertir una frente demasiado plana o hundida en una frente con el volumen necesario. Así los rasgos faciales recuperan su armonía.

Esta técnica es la indicada para aquellos pacientes que presentan una frente ancha evidente o hundida. En mujeres un ejemplo claro es aquella que presenta una frente ancha, ésta otorga un aspecto poco femenino y envejecido, y en hombres puede generar algún que otro complejo. Esta técnica es la única que consigue resultados definitivos.

¿Cuándo se realiza la reducción de la frente?

Existen dos tipos principales de pacientes que se realizan un remodelado de la frente: aquellos que sufren alteraciones en la morfología de la frente y los que quieren realizarse un procedimiento de feminización o masculinización facial.

Alteraciones en la morfología de la frente:

Aunque no seamos conscientes, los hombres y las mujeres tenemos diferentes características óseas a nivel frontal que determinan nuestra cara. Las frentes masculinas tienen más desarrollada la región de las cejas, la región medio nasal, mientras que las femeninas son más verticales y con una transición muy marcada entre la raíz nasal y la frente. Asimismo existen alteraciones de la forma o pacientes con arcos supraorbitarios excesivamente marcados

Un paciente con exceso de estas características o falta de ellas es candidato para una cirugía de remodelación facial.

Feminización / masculinización facial:

La feminización facial es un proceso que abarca varios procedimientos quirúrgicos y se realiza en aquellos hombres y mujeres que desean afinar y armonizar sus rasgos faciales.

La estructura ósea de una frente demasiado prominente proporciona una mirada dura y agresiva, ya sea en el rostro de una mujer o de un hombre. La cirugía de feminización de la frente proporciona unos rasgos más afinados y dulces.

Por otra parte una frente muy curvada puede dar ser un problema en un rostro donde queremos acentuar su masculinidad.

¿Cómo diagnosticarlo?

Conseguir un diagnóstico es realmente sencillo, tanto si se trata de una frente muy desarrollada como el caso contrario; carencia de volumen y proyección. Solamente necesitamos una foto de perfil y de frente y realizar una TAC de la región:

 
Cirugía de reducción de la frente
 

Cuando la frente es prominente, ésta sobresale hacia delante y los arcos superaciliares (el arco formado sobre los ojos por el contorno del hueso frontal) están muy marcados.

Cuando la frente no tiene volumen, se mantiene completamente vertical, sin la curvatura característica de la zona, proporcionando un perfil poco agradable.

La cirugía de reducción o frontoplastia

Como hemos visto, aparecen dos problemas; o mucho volumen o el contrario. Por lo tanto, también disponemos de dos procedimientos quirúrgicos, cada uno para proporcionar o reducir el volumen y aportar la belleza y equilibrio necesario. Es una cirugía mínimamente invasiva y no deja rastro de cicatrices.

La cirugía se puede realizar bajo anestesia local y sedación o bajo anestesia general. En ambos casos, no es necesario ingreso hospitalario, por lo que el paciente puede marchar a casa el mismo día. El procedimiento dura aproximadamente unas 2 horas y la recuperación es rápida y cómoda; solamente 3 días, pero es recomendable descansar una semana entera.

Los resultados de la reducción de la frente

En el caso de la cirugía de la frente prominente el objetivo principal es conseguir que la estructura ósea prominente se suavice y armonice con el resto de rasgos faciales mediante una pequeña osteotomía. Después de la cirugía, la frente pierde protagonismo y devuelve la vida a los ojos y la mirada.

 
Cirugía de la frente para masculinización facial
 

En el caso de la frente plana o hundida, se recurre a otro tipo de cirugía, generalmente a la colocación de un implante, ya sea de grasa autóloga, asumiendo parte de la reabsorción posterior o de materiales externos, como el Porex. Es este caso, el rostro del paciente recupera la falta de volumen en el tercio superior del rostro y consigue unas facciones mucho más bellas.

Como ya sabéis, en MaxiloDexeus hemos apostado siempre por la mejor tecnología y disponemos del mejor software 3D. Esto nos permite realizar un estudio en tres dimensiones y generar una prótesis a medida para cada paciente. Conseguimos tratamientos cien por cien personalizados, garantizando la perfecta adaptación del implante.

Además, nuestros pacientes pueden ver los resultados antes de la intervención, lo que nos permite obtener una información exacta de los deseos del paciente.

Si crees que eres un candidato para esta intervención y deseas más información, no dudes en visitarnos, estudiaremos tu caso inmediatamente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR